Las técnicas policiales han evolucionado de forma paralela al propio desarrollo humano. En la actualidad, el uso de la tecnología por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado resulta esencial para la persecución y resolución de los delitos, no sólo los de naturaleza informática, como apunta el profesor de Derecho Procesal de la Universidad de Castilla-La Mancha Juan Carlos Ortiz Pradillo.

“La tecnología se puede aplicar a todo tipo de delitos, por muy tradicionales que sean,” afirma el profesor. Incluso en casos de homicidio, agresión sexual o rapto, las autoridades pueden valerse de recursos tecnológicos para rastrear la huella digital, intervenir las comunicaciones o seguir los movimientos, añade.

“La aplicación de la tecnología en la investigación criminal contribuye a una averiguación de los delitos más rápida, eficaz y segura,” concluye Ortiz Pradillo.